Es el análisis del estado de ocupación actual del departamento y su proceso de transformación, mediante la identificación y el análisis integral de los elementos estructurantes del Ordenamiento Territorial (económicos, sociales, tecnológicos, ambientales, físicos, culturales, políticos o administrativos) que interesan a dos o más municipios del departamento y que conviene planificar y gestionar conjuntamente.