Es el instrumento a través del cual se puede realizar el seguimiento a las diferentes actuaciones establecidas en el POD, a través de un sistema de información compuesto por indicadores de seguimiento y control, documentos, planos e información georreferenciada de las temáticas de Ordenamiento Territorial regional abordadas en el plan. Se debe mencionar que más allá de un conjunto de datos estáticos en el tiempo, este sistema de información debe ser dinámico y se alimenta permanentemente de la información que resulta de las actuaciones sobre el territorio. Esta fase permite generar alertas sobre aquellos aspectos del plan que no están funcionando de acuerdo con los resultados esperados.